Moriré en Valparaíso

Moriré en Valparaíso
Mi nuevo libro con prólogo de Roberto Ampuero

martes, 7 de diciembre de 2010

Desde Puebla al Puerto

Si algún día el Congreso llegase a aprobar una Ley Valparaíso ya tengo claro lo que habrá sido mi mejor contribución sobre el tema: un pollo al mole.

Hace un mes, Juan Carlos García, director regional del MOP, me comentó su intención de juntar a nuestros dos senadores para conversar el tema. El 20 de noviembre, sonó mi celular. "Está todo listo. Habrá una comida en mi casa el 27". "¿Traigo algo?" le pregunté. "Solo tu pasión por Valparaíso". Estaba un poco desilusionado. Me encanta cocinar.

La mañana del 27 me volvió a llamar. "Se han sumado algunos otros personajes clave. ¿Puedes ayudar con el aperitivo?" "Cuenta conmigo" le dije.

Aunque tres regiones de México -Oaxaca, Tlaxcala, y Puebla- disputan ser la "cuna del mole", encuentro más creíble la paternidad de la última. Según la leyenda, un monje nombrado Fray Pascual preparaba una comida para el arzobispo de la ciudad. Quería convencer al eclesiástico de promover algunas transformaciones para el pueblo. Pero Pascual era pobre. En su mueble, quedaban solo algunas especies, un par de ajís tipo poblano y chipotle, nueces, pan añejo, y chocolate. Se frustró. Dio una vuelta por el pueblo. En su ausencia, hubo una tormenta de viento. Cuando regresó, todos los ingredientes habían sido mezclados. Un signo de Dios. El fraile lo sirvió como salsa acompañando un pavo. El arzobispo quedó tan extasiado que concedió todas las transformaciones que el monje solicitara.

Así, tenía claro mi aperitivo para salvar a Valparaíso. Primero, salteé el pollo en ajo y merquén para darle un toque chileno. Después, al mole, agregué un poco de tomate y miel, truco de las indígenas de la zona de Oaxaca. Le da más complejidad y asegura el efecto narcótico deseado.

El primero en probarlo era el senador Lagos Weber, seguido por Juan Carlos, su señora Xochitl, y Ramón de la Torre, Premio Nacional de Ciencias. Mientras todos atacábamos al mole, mi segundo aperitivo, unos tomates cherry con mozzarella y pesto, me miró con tristeza. Nadie lo pescaba.

Sonó el celular de Juan Carlos. Salió a la cocina a contestarlo. Ricardo Lagos, quien, aun sin mole es un hombre muy divertido, ya acercaba una lucidez sin precedentes. "Es Pancho Chahuán" bromeaba. "Llama a pedir disculpas porque recién sale de una reunión con unas señoras en el cerro y llegará atrasado."

Juan Carlos regresa: "El senador Chahuán recién sale de una reunión en el cerro y va llegando. " Todos moríamos de la risa.

Quedaban 5 pedazos de pollo al mole. Los guardábamos para Chahuán. Dos horas después, habiendo devorado la deliciosa tilapia y fondue de chocolate preparado por nuestros anfitriones, nos concentramos en los obstáculos que complican el proyecto, entre ellos, ¿Cómo generar un movimiento ciudadano masivo en una ciudad cuya sociedad civil está tan fragmentada y desconfiada?

¿Mis conclusiones? Tenemos dos senadores, de veredas distintas, 100% matriculados. Ahora solo falta sumar y sumar. A trabajar señores. Yo traigo el mole.

6 comentarios:

El Gringo dijo...

Recibido via correo electrónico:

2010/12/7 TORRES_OYARZUN_JAVIER

Antes que nada mis felicitaciones por el artículo "Desde Puebla al Puerto" que acabó de leer con una curiosidad despertada por el título en El Mercurio, Valparaíso.

Me explico, soy chileno y residente en Puebla. Ciudad que veo usted conoce bastante bien y que seguramente como yo la hizo suya, por su clima, volcanes y especialmente cuestiones gastronómicas. En lo particular, le confiaré que más que el mole soy fanático de los antojitos tales como quesadillas, sopes, picadas y memelas. Claro está que no veo mal los chiles en nogada o las famosas barbacoas, jejejejeje.

Un saludo cordial de un chileno-poblano o tal vez poblano-chileno y quilpueíno

El Gringo dijo...

Estimado Javier,

Que linda sorpresa tu correo. Definitivamente, te envidio las ventajas gastronómicas de tu ciudad adoptada. Es muy linda.

Sin embargo, para mi, Valparaíso sigue siendo la ciudad más linda del mundo. Si podríamos agregar un par de boliches que venden un buen mole y unas memelas. Sería perfecto.

saludos,
Todd

El Gringo dijo...

Estimado Todd,

Que buena editorial, tiene cuento y entusiasma.

Tendremos que poner en competencia tu mole y el mio.

Ojala este envion permita hacer peso en otros proyectos, por ejemplo el Concurso N° 3.

Un abrazo y parece que nos vemoes el Miercoles.

Atte.,

Hector Correa Cepeda

El Gringo dijo...

Hector,

Lo que no mencioné en mi articulo es que hago trampa. Compro una pasta pre-hecha y voy agregando mis ingredientes secretos.

A vivir la competencia de moles...

un abrazo, tt

El Gringo dijo...

recibido por mercuriovalpo.cl

v12m15@hotmail.com

¿Cómo generar un movimiento ciudadano masivo en una ciudad cuya sociedad civil está tan fragmentada y desconfiada?
Muy simple invitándolos a participar, existen en la ciudad innumerables grupos ciudadanos preocupados de Valparaíso, el problema está que no son considerados.
Obviamente no solicitamos que el seremi nos invite a cenar, bastaría con un llamado sincero a participar y lo más importante que seamos escuchados.
Asimismo una Ley Valparaíso, requiere más de los 100 escasos caracteres que don Todd le brinda en su artículo.
buen provecho.

Firma: victor moya.-

El Gringo dijo...

Mi respuesta a Victor y los demás lectores colocado en mercuriovalpo.cl


Estimados lectores,

En el momento de redactar mi columna tenía entendido que saldría publicado en la misma edición de domingo un reportaje más profundo del contenido del referido encuentro. Según lo que me informaron, tal reportaje profundizaría el contenido de lo conversasdo durante la cena sobre una posible Ley Valparaíso. Mi columna fue diseñado para darle un toque humano y contrapeso al reportaje más detallado.

Lamentablemente, tal reportaje apareció lunes y no domingo. En este contexto, es altamente probable que más de un lector sintió igual como Victor, que la columna, sin su contrapeso, estaba fuera de lugar. Es decir, entiendo que, para algunos, la columna podría haber parecido frívolo y superficial. Se es así, les pido disculpas, y se les refiero al reportaje de lunes para un contenido más profundo.

Saludos, Todd Temkin