Moriré en Valparaíso

Moriré en Valparaíso
Mi nuevo libro con prólogo de Roberto Ampuero

domingo, 12 de diciembre de 2010

Herencias

Es difícil recapitular la historia detrás de la postulación de Valparaíso ante la Unesco. Deberíamos partir con la solitaria lucha, desde los ’80, de la gran Myriam Weisberg. Libros como "La Arquitectura Religiosa de Valparaíso Siglos XIV a XIX" y "La Vivienda de Fines de Siglo XIX en Playa Ancha" abrieron camino. Otro hito fue la primera encarnación de "Ciudadanos por Valparaíso" creado en 1995. Sus fundadores incluyeron a Raúl Alcázar, Nelson Morgado y Jorge Coulon. Se constituyó para evitar la demolición del edificio Luis Cousiño y su posterior reemplazo con una torre que habría liquidado el Paseo Gervasoni. Años más tarde, los fundadores dejarían el grupo, pero mantendrían su lucha.

Otro paso ocurriría en ‘96 cuando nuestros ascensores fueron incluidos en el World Monuments Watch, premio que busca proteger los "100 tesoros mundiales en mayor peligro de extinción". Tras este logro, gestado por los arquitectos Antonino Pirrozi y Jaime Migone, empezó a sonar la idea de postular a nuestros funiculares a la Unesco en la categoría monumentos. Tal idea inspiró a doña Marta Cruz Coke, entonces directora de la Dibam, a iniciar contactos con París. Estos le habrían entablado en una férrea disputa con el ex-alcalde Hernán Pinto, quien aún no estaba convencido.

Otra leyenda cuenta que fue el prestigioso arquitecto ecuatoriano, Hernán Crespo Toral, una de las máximas autoridades de la Unesco, quien convenció, en ’97, a las autoridades chilenas que "no habría que postular sólo a los ascensores, sino a toda la ciudad".

A estas alturas, fueron muchos los arquitectos, arqueólogos e historiadores que golpeaban las puertas del municipio y escribían cartas a los diarios. Personajes como José de Nordenflytch, Archibaldo Peralta, Samuel León, Marcela Hurtado, Juan Mastrantonio, entre muchos otros, dieron seriedad a los debates. Dentro de la Dirección de Obras, la arquitecta Cecilia Jiménez, discípula de Weisberg, se convertía en otro pilar fundamental.

La Fundación Valparaíso, creada por quien escribe, con el apoyo del empresario Eduardo Elberg, empezó a gestarse el mismo ‘97. En ‘98, el alcalde Pinto y doña Marta limaron sus asperezas y se inició, al fin, el primer expediente de postulación con Cecilia Jiménez a cargo de los aspectos técnicos.

En esta época Ciudadanos por Valparaíso se reformó con especial énfasis en los temas de la autenticidad y el patrimonio social. Dios sabe que mi convivencia con ellos no siempre ha sido fácil, pero su aporte en estas áreas es indiscutible.

En fin, ha pasado mucha agua bajo el puente. Hoy, nuestro alcalde lucha con dos espantosas herencias: una gigantesca deuda financiera y una aun más gigantesca desconfianza generada por las promesas incumplidas de sus antecesores. Más que nunca, hay que apoyarlo para sacar adelante la Ley Valparaíso.

Está claro, con la posible excepción de Weisberg, nadie puede reclamar autoría absoluta de la postulación ante la Unesco, pero todos podemos apoyar en salvarla

8 comentarios:

El Gringo dijo...

Recibido via mercuriovalpo.cl de rpuelma7@hotmail.com

Vengo de vivir en Europa, donde la gente asume un compromiso personal con sus ciudades. Aquí falta más participación vecinal, más conciencia de que si a Valparaíso le va bien a todos les irá mejor. Hacen falta más actividades comunitarias, que el porteño se vuelque más a la calle y que sienta la calle como una proyección de su casa. Difícil porque el chileno es de suyo individualista, pero no imposible.Sugerencias: canalizar el idealismo y generosidad juvenil y buena voluntad de algunas instituciones para: teatro callejero, talleres de pintura mural, pintura infantil, jornadas de voluntarios para limpiar las calles, clases de historia del puerto y de cada barrio, universitarios formando "tunas", tertulias literarias. Instituciones: Iglesias, Universidades, organizaciones vecinales, bomberos, scouts. Todas son actividades de bajo costo, lo que se requiere es gente que dedique su talento y tiempo libre a una buena causa.
Un cordial abrazo Todd y muchas gracias por vivir en Valparaíso.

El Gringo dijo...

recibido via Mercuriovalpo.cl

maurovalpo@yahoo.es

Hola Todd

Es cierto, nadie puede reclamar autoría (particular) y además para qué.
Te escribo, ya que acabo de escuchar tu, siempre interesante, conversación, esta vez en radio Duna.
Creo que Villegas tenía razón en una cosa: la horrible entrada a Valpo, es decir, la Av. Argentina (o más bien el barrio El Almendral)
Me llama la atención el grado de abandono de dicho sector, cuando si uno lee la historia de la ciudad es uno de los pilares junto al barrio puerto. Es más, si uno escarba minimamente puede apreciar la belleza de sus calles (colón, independencia, victoria, hontaneda, etc). No por nada ahi se encuntra concentrada la mayor cantidad de iglesias, centros educacionales, municipalidad, plazas, conventillos, los troles, la feria (de antiguedades, de las pulgas y de frutas y verduras) emporios, el mercado cardonal, etc. Es el sitio donde quizás aun se encuentre el verdadero valpo. Existe un patrimonio intangible no valorado.
Espero que algún lo valoremos como se merece

Gracias Tod

jose dijo...

Hola Gringo Soy José Cordero Fotógrafo y nómada chileno. Aunque sigo dando vueltas por el mundo, siento que he encontrado un puerto donde recalar (Valparaíso)y un cerro donde vivir (Bellavista) espero pronto llegar.
Saludos y felicitaciones por la defensa y el amor por Pancho.
Saludos Desde India.
José.

El Gringo dijo...

Hola Jose,

bienvenido al blog y nos veremos en el cerro Bellavista cuando llegue. Un abrazo. TT

Mauricio Rojas Casimiro dijo...

Sobre la av argentina. En la actualidad debe ser una de los sitios más descuidado de valpo. Pero en el pasado fue muy valorado. Quizás entendieron en el pasado (cosa que no es difícil)que es la puerta de entrada a la ciudad (lo misma opinión que dio Federico en su programa sobre valpo). Bueno les dejo un video (Raices)sobre la av argentina y su pasado.
Gracias Todd por este espacio.

http://www.youtube.com/watch?v=a8htw_R8s2c&feature=related

El Gringo dijo...

Mauricio,

Soy yo el agradecido por tu aporte al blog. Estaremos en contacto. Saludos... TT

WolfSheim dijo...

Estimado señor Todd me alegro de haber encontrado su blog, me declaro un enamorado de Pancho hace ya 7 años desde que le visito y cada vez que voi a verle me sorprende con agl nuevo, un mural, un acto civico, una marcha laboral, la mezcla de culturas que se desarrola en su entorno

El puerto mio es hermoso, soy oriundo de la Ciudad de Quilpue pero siento que conozco Valparaiso desde toda mi vida y espero poder cerrar mis ojos en alguno de sus lugares es mi gran anhelo.

Valparaiso grafica para mi dolor y felicidad y su historia arrastra al mas terco corazon de cualquier viajero que le quiera conocer.

Gracias por este blog esta hermoso

El Gringo dijo...

Wolf,

Gracias por tu apoyo. Nuestro Valparaiso esta ubicado geográficamente en algún lugar entre el mundo de vigilia y el mundo de sueño