Moriré en Valparaíso

Moriré en Valparaíso
Mi nuevo libro con prólogo de Roberto Ampuero

jueves, 6 de mayo de 2010

Tom's Burned-Down Café

Como alumno de la U. de Minnesota, solía escapar a la isla Madeline. Este pequeño islote sirve como puerta de entrada del Parque Nacional "Archipiélago Islas Apostales", en el Lago Superior, tres horas al norte de Minneapolis. Su pueblo está constituido de tres calles pobladas por artistas, pescadores, y granjeros. Como el parque nacional es cotizado por practicantes de vela y kayak, hay una pequeña marina y un terminal para el barquito que transporta los habitantes al continente.

Durante mis primeros veranos en la isla, frecuentaba a "Tom´s Café", un boliche lleno de curiosos adornos estilo "J.Cruz". En Tom’s se reunían las principales figuras de la fauna artística de la isla. Pero en 1990, una amiga me contó algo terrible. Tom´s se había incendiado.

El verano siguiente volví a la isla. Bajé del barquito. En el camino a mi hospedaje, me topé con una sorpresa. Efectivamente, donde una vez estaba Tom’s ya había sólo un casco carbonizado. Pero, al lado, había una docena de mesas al aire libre. Tirado entre las mesas, se encontraban todos los curiosos adornos rescatados del incendio: letreros de neón, botellas, instrumentos musicales, bancas de madera con miles de nombres tallados con cuchillo. Para entrar, había que pasar una reja de madera. Sobre la madera colgaban dos letreros escritos a mano. El primero decía "Tom’s Burn Down Café" (El café incendiado de Tom). ¿El otro? "Abierto". Estaba repleto.

Todo el verano las mesas estuvieron copadas. ¿La onda? Increíble. Sin saberlo, Tom había transformado su desastre en un golpe de marketing. 20 años después, "Tom’s Burned Down Café" sigue igual. Es grito y plata. Es legendario. Tom ha agregado un centro cultural que recibe importantes escritores nacionales. Tocan legendarios músicos de blues de Chicago.

Pensé en Tom hace unos días, mientras caminaba desde el cerro Santo Domingo hasta Prat por calle Serrano. Allí, frente a la panadería del mismo nombre, me detuve. "Esta calle", pensé, "aún con su sitio eriazo y su casco incendiado, es hermosa". Me enamoré de ella por enésima vez.

Hace tiempo, un centenar de personajes se congregó en el Centro de Estudios de Desarrollo Urbano Contemporáneo (DUC) para discutir el futuro de esta transcendental artería. Expusieron representantes de cuatro universidades, la IMV, ICOMOS, y el Consejo de Monumentos.

¿Mi conclusión? Esta calle inspira grandes pasiones. Sin embargo, sin desmerecer la urgencia de contar con una solución urbana definitiva, me pregunto: ¿No sería posible buscar un destino tipo "Tom’s" mientras?

¿Por qué no dedicar el último viernes del mes para montar allí, en plena calle, una gran exposición de artistas porteños? Otro día se podría montar una feria de productos orgánicos elaborados por agricultores regionales. De a poco llegarían hordas de personas que, hoy día, sólo conocen el lugar por sus titulares tristes. Descubrirían un lugar chispeante, lleno de vida. Allí, entre las cenizas, aparecería un futuro diferente, deslumbrante.

8 comentarios:

El Gringo dijo...

Recibido via Mercuriovalpo.cl

de ammgmunoz@hotmail.com

Todd tiene una cualidad de ver las cosas que me identifica plenamente, una vision de pensar "fuera de la caja", o sea de salirse de los marcos que aprisionan nuestra capacida cretiva, o darle una vuelta extra al tornillo, y lograr otra perspectiva. Hace unos meses estuve en Valparaiso, ya que vivo en Canada, y un dia me aventure por calle Serrano y descubrir que es lo que le falta a esta calle para que sea una arteria vibrante de la ciudad y mi respuesta es "ninguna". Esta remodelada, presenta un aspecto limpio, su arquitectura aun es bella, tiene un sentido de acogida y puede ser una de las mas lindas calles en Valparaiso, pero a los portenos nos cuesta creer y ser pioneros en nuestra propia ciudad, de darle una vision a esta calle. Me la imagino como una calle llena de restaurantes y cafes, hoteles pequenos, comercio, de tiendas de libros y cuadros, cosas que inspiren el alma, de otras culturas mostrando su arte y finalmente un boulevard cerrado al transito. Pido mucho?. no creo.

El Gringo dijo...

FE DE ERRATAS

Estimados lectores, aprovecho a aclarar un error editorial que apareció en el diario. Como ven, la columna se refiere a una conferencia en el DUC (Centro de Estudios para el Desarrollo Urbano Contemporáneo). En el diario, lo editaron y escribiero DUOC. Todos saben que soy muy amigo del DUOC, pero, en esta ocasión, era correcto el DUC.

SALUDOS, TT

GRUPO EL LIBRO dijo...

Hola Todd.
Me gustaría saber en qué parte está fallando el sistema.
Algo se puede descubrir si caminamos por los cerros y apreciamos que allí si podemos vivir situaciones como las que mencionas en tu artículo.
Recuerdo hace años atrás haber admirado la noche estrellada mientras disfrutaba de una copa en un bar, en lo que fuera un viejo edificio que resultara semidestruido por un incendio. Gran parte del techo no existía. El espectáculo era surrealista.
Ejemplos como estos donde se mezcla el ingenio con la adversidad, en una ciudad que sabe tanto de adversidad, debiese ser condición requerida para enmarcarse dentro de los cánones de "autoridad" que se requiere para servir a Valparaíso.
Tiempo atrás me topé con un artículo que mostraba como en la ciudad de Filadelfia (EEUU) habían aprovechado sitios abandonados y descuidados para que los artistas plasmaran en sus murallas aledañas su arte en obras de gran tamaño, dando así un aspecto cultural y renovado a lo que antes fuera inerte y desprolijo.
Debieron pasar cerca de 3 décadas para que se construyera un nuevo edificio en las esquinas de las calles Molina y Salvador Donoso. Sin duda hubiese dado otro aspecto al entorno de la plaza de la Victoria un lindo mural, lugar donde converge la biblioteca del puerto, su plaza y avenida principal.
Para terminar me voy con el siguiente sueño/idea: Qué bien se vería un gran mural de Loro Coirón en todo lo largo y ancho de las murallas que dan hacia la subida Castillo y que dejaran al descubierto la explosión de calle Serrano. El motivo de la obra: "Valparaíso y el empuje de sus habitantes".

Saludos
Daniel

GRUPO EL LIBRO dijo...

Todd:
Debo ser justo y mencionar que ésta mañana fue inaugurado el primer gran mural a pasos del mercado del puerto en las calles Valdivia y Errázuriz a espaldas de un teatro abandonado. Lo anterior como resultado de la "Expo Graffiti Porteño 2010" que sin duda seguirá llenando de arte y color las calles de Valparaíso.
Bien por Valparaíso!

Saludos
Daniel

El Gringo dijo...

Daniel,

Gracias por este gran aporte al blog. Concuerdo que el porteño se caracteriza por su genialidad y capacidad de superación. Así, es difícil entender como, 3 años después, aun no aparecen unos gestores culturales visionarios a innover una intervención en Serrano que no implica esperar eternamente al gobierno de turno.

El nuevo mural es super interesante. Estuve invitado--pero no pude.

un abrazo,
TT

El Gringo dijo...

recibido por mercuriovalpo.cl

pcgo1974@hotmail.com

Estimado Todd,

El caso de "Tom" es lo que realmente se llama "mirar el lado del vaso lleno", aprovechar una tragedia en oportunidad, mezclado con un poco de humor e ironía, para lo cual, entre otrascosas, se necesita iniciativa, creatividad y pensamiento divergente, recursos que a veces son escasos en nuestra sociedad.
Si homologáramos este excelente ejemplo y lo aplicáramos en el diario vivir, creo que aparecerían cosas muy interesantes.

Pablo González Ouvrard
Firma: Pablo González Ouvrard.-

El Gringo dijo...

recibido via twitter

PamBoltei @toddtemkin

Muy buena columna la de Serrano. Gratz.

El Gringo dijo...

recibido por twitter

ricardoveliz @ToddTemkin

buen articulo , uno nunca deja de aprender algo nuevo de Valparaiso