Moriré en Valparaíso

Moriré en Valparaíso
Mi nuevo libro con prólogo de Roberto Ampuero

domingo, 7 de noviembre de 2010

Sobre descansos y alcayotas

El viernes a las 5:18 pm, bajando a pie por la calle Atahualpa desde la Plaza Bismark hasta la calle Elías, acompañado por los miembros del jurado del concurso “Un Jardín para Valparaíso”, me detuve debajo de una gigantesca alcayota.


Nos habíamos juntados a las 8:30 am. Conociendo a mis jueces—curiosos, juguetones y buenos para la talla—les tuve que rayar la cancha: Dado la enorme cantidad de jardines postulados, 143, el plan era promediar 4 jardines por hora durante 11 horas repetido por 3 días. Esto significa no quedarnos mucho rato copuchando con cada jardinero.

Sin embargo, bastaba una media hora para quedarnos absolutamente encaprichado, por ejemplo, con el nuevo parquecito hecho por José Ignacio Rubio debajo del Paseo Dimalow. En Montealegre 487, saludamos de paso a una de nuestros ganadores del año pasado en la categoría de balcones. “Hola Silvana, ¿Cómo está el gato? El balcón se ve precioso.” Seguimos corriendo. Sin embargo, al llegar a la Plazuela San Luis, las cosas cambiaron. Un grupo de alumnos del Colegio Luis Galdames, bajo la supervisión de la profesora María Loreto Fuentes González, habían construido un muro verde con materiales reciclados. Vaya a verlo.

Mientras avanzaba la tarde disipaba nuestra disciplina. Cuando descubrimos que Úrsula Franco Mayorga había limpiado todo el basural de la escalera Rudolph del Museo a Cielo Abierto, sembrando un jardín de excelente factura frente al mural de Nemesio Antúnez, no había otra opción. Había que entrar su restaurant, el Amaya, a saludarla.

En el pasaje Dighero, Avenida Alemania a la altura del cerro La Loma, descubrimos a don Hipólito Morales, otro quijote que hace pebre a aquella narrativa que dice: “Los porteños no cuidan Valparaíso”. Hace años don Hipólito ha transformado su pasaje en un santuario de la naturaleza. Ahora, basta que el municipio venga a instalar un par de bancas y Valparaíso tendrá un nuevo mirador de excelente factura.

Llegamos por fin a la Plaza de Descanso, cerro Cárcel. Para ser justo, esto es mucho más que un jardín. Es de los proyectos urbanos más estimulantes que se ha hecho. Y no me refiero a Valparaíso sino al país entero. Aquí, aproximadamente 700 jóvenes, leyeron bien, 700, bajo la conducción del Rodrigo Burgos Loyola, han transformado una plazuela abandonada en un gigantesco mosaico. Rodrigo, uno de los principales autores de otro de las grandes hazañas urbanas de los últimos tiempos, la Plaza de los Sueños, es un personaje que vale la pena descubrir. Su metodología de trabajo comunitario no solo transforma los espacios, sino hace que la comunidad se impregna de ellas. Para mí, es hijo ilustre.

A las 5:17, habíamos visto 39 de los 143 jardines y nuestro éxtasis ya era incontenible. “¿Que sorpresa nos espera la próxima semana?” pensaba. Justo apareció la alcayota de la calle Atahualpa, colgando desde 5 metros de altura. “Amo mi vida”, pensé. Nada más que decir.

6 comentarios:

El Gringo dijo...

recibido via twitter

kaponne @ToddTemkin amigo, te llamo amigo pk lo siento y no pk te conozco, que linda columna. cada vez que tengo pena por la injusticia en valpo...

El Gringo dijo...

Recibido por twitter

sofipesce@ToddTemkin excelente columna, me transporta a valparaiso...

El Gringo dijo...

recibido via twitter

tcdubart @ToddTemkin Excelente columna hoy en el Mercurio, olvide comentarle en el momento todd , Saludos.witter

El Gringo dijo...

Recibido por mercuriovalpo.cl

lagogrey@hotmail.com

Gracias Todd por hacerme ver a valparaíso con una nueva mirada..
Tu iniciativa es equivalente al trabajo del sembrador que rompe la tierra yerma con la esperanza de obtener una buena cosecha.
Firma: Juan Pablo.-

El Gringo dijo...

recibido por mercuriovalpo.cl

free1weights@yahoo.com

Creo que Valparaiso necesita mas Todd Temkins, este ciudadano qu se enamoro de Valparaiso ha hecho mas que cualquier otra autoridad en la ciudad, es un hacedor, ojala las autoridades fueran como el, politicos que hablan mucho y no hacen nada. Estos son vivos ejemplos de que con estas iniciativas se pueda cambiar las cara de la ciudad creando jardines en todos lados.. Necesitamos un Alcalde Como Todd en la ciudad...You go Todd!!
Firma: Jaime Ramos.-

Juantoncl dijo...

Oye gringo y para que lamentarse por autoridades,politicos, ecntralismo, etc. A valparaiso nadie lo fundo y no ha sido necesario, se fue armando solo, por la iniciativa de empresarios y ciudadanos.... Lo que relatas refleja ese espiritu, hacer sin esperar a la "autoridad nuestra que esta en las alturas""..... No necesitaos un gran proyecto que remodele toda la ciudad, porque nunca habra fondos y los pocos se los llevan los entendidos de los estudios... Si podemos avanzar armando un jardin aqui, arreglando una plaza alla, una empresa remodelando un ascensor (no esprando a que los frescos vendan al precio que quieran),si cada local mantiene sus veredas limpias y los supermercados cuidan las plazas, avanzariamos mas rapido... El entorno del congreso dejemoslo como esta, asi le gusta a los honorables.....