Moriré en Valparaíso

Moriré en Valparaíso
Mi nuevo libro con prólogo de Roberto Ampuero

domingo, 11 de julio de 2010

Si Valparaíso dejara de existir

Primero, una joya. El poema, “Hombre haciendo dedo”, de Galway Kinnell (1927-):


Después de un silencio, el conductor, un vendedor
de la Compañía de Seguros Travellers en camino
a Topeka, me preguntó, “¿Qué fue eso?”
Yo, vestido en mi uniforme naval, útil
para hacer dedo aunque la guerra ya había terminado,
dije, “Parece que atropellaste a un hombre.”
De hecho lo sabía. Su cara redonda se abrió
con sorpresa mientras rebotaba contra
el parachoques. Me miró desde la oscuridad.
“¿Por qué no dijiste algo?”. El vendedor dio un frenazo.
“Pensé que lo habías visto”, le dije.
No sé por qué, pero sé me ocurrió
que habría sido capaz de acompañar a este hombre
todo el camino hasta Topeka
sin haberlo mencionado.
Abrió su puerta y miró para atrás.
Yo hice lo mismo. Atrás, tirado sobre una berma,
bajo el brillo de un viejo farol, lucía un cuerpo.
Otro hombre lo revisaba. Por un instante,
era yo, en otra época, doblado sobre
el cuerpo de mi padre. El hombre se paró
y gritó: “Olvídenlo. A este le atropellan
a cada rato”. Era un borracho.
Qué alivio. Todo el resto del camino,
hasta el amanecer sobre Kansas,
nadie dijo siquiera una palabra, hasta que
el vendedor me dejó en mi puerta.
“Gracias”, le dije.
“De nada”.

Una obra maestra. Tiene oficio, drama, humor, sorpresa, riesgo, y vulnerabilidad. Hace tiempo que no lo leía. Pero el jueves lo necesitaba. Miraba el Cementerio No. 1 desde mi oficina., pensando en los grandes personajes enterrados allí. Detrás, el torreón de la Iglesia Luterana con su crucifijo de bronce, que, justo en este momento, portaba un pájaro de plumaje desconocido. A su izquierda, el rascacielos más imponente del casco histórico: la araucaria del Instituto de Música de la PUCV. Sobre mi escritorio, un reportaje: las revelaciones del caso fraude al fisco.

El poema se trata, entre otras cosas, de silencios cómplices. Como los seres humanos reaccionamos cuando nadie nos está mirando. No emite juicios. En el caso GORE, dejemos esto a la auditoría y los tribunales. Sin embargo, me pregunto si hombres educados se levantan, de un día para otro, y deciden, “Voy a ser un delincuente”. Intuyo que el proceso sea más sutil, el resultado de un largo proceso de ambiciones frustradas y sueños pisoteados.

Y no es el único caso. Desde los años ’90, hemos visto como la Municipalidad de Valparaíso se convertía en una caja de favores. “¿Tu hijo necesita un trabajo? Haré lo que pueda. Gracias por tu voto”. Como herencia a estos años de silencios cómplices, nuestro alcalde actual recibió un municipio que emplea 1200 personas.

No basta con indignarse con estos hechos. Todos hemos tomado atajos cuando nadie nos mira. Si queremos que Valparaíso se levante, si queremos dejar de ser la capital de la sinvergüencería, si queremos estar a la altura de los grandes personajes del cementerio, hay que partir por dentro.

8 comentarios:

El Gringo dijo...

Recibido via mercuriovalpo.cl

De: pcgo1974@hotmail.com

Estimado Todd........

lamentablemente el poder corrompe, sobre todo con facilidad en individuos que nunca antes sabían lo que era el poder, ni sabían como manejarlo.

Es una pena que nuestra región tenga que pagar las concecuencias de este triste espectáculo........ espero que las investigaciones lleguen a fondo y que la justicia haga lo suyo.

Firma: Pablo González Ouvrard.-

El Gringo dijo...

Gracias por el aporte, Pablo.

Ojalá que hayan consecuencias penales para este episodio. En esto, estoy totalmente de acuerdo contigo. Sin embargo, reitero mi teoria como "gringo afuerino" que, efectivamente, existe una subcultura de "hacer atajos mientras nadie nos mira" que permea nuestra región, razón, por lo cual, no me sorprende que aparecen casos como este. Que pena.

un abrazo,
TT

El Gringo dijo...

Recibido via Twitter

de: iaros78@ToddTemkin http://bit.ly/ckg6UW

muy buen artículo, saludos

El Gringo dijo...

Recibido via Twitter de

cuentamevalpo@ToddTemkin http://bit.ly/ckg6UW

muy buen artículo, saludos

El Gringo dijo...

recibido via twitter


rodrigomorales_@ToddTemkin: mi parecer sobre fraude quinta región http://bit.ly/a0Fv9P//

excelente columna Todd.

El Gringo dijo...

recibido via twitter

gigliapierattin@ToddTemkin

me gusto lo que lei... tienes mucha razon

Daniela R.A dijo...

Estimado Gringo Todd:

El caso GORE marcará un presedente, espero que las investigaciones extirpen el tumor completo sin que se ramifique. No como el caso MOP-GATE cuyo fallo se dió a conocer hace menos de un mes que extirpó el tumor pero de la metastasis que dejó ni hablar.

Hoy, 16 de julio se celebra una festividad religiosa importante para Chile y bajo este prisma reflexioné a cerca de la República de Chile, también cito a un gran Procer de esta nación el que también amó a Valparaíso con locura. Comparto con Ud. y sus lectores la publicación en mi blog.
http://ladramimente.blogspot.com/2010/07/en-el-dia-de-la-reina-y-patrona-de-la.html

Atte.

Daniela A. Riveros A.

El Gringo dijo...

Daniela,

Gracias por el aporte. Concuerdo que este escándolo marcará un antes y después PERO mucho dependerá de cuanto negocian con los involucrado para recibir información clave. Puede que termine que, tras negociar con distintos involucrados, se quede sin piso para mandar el lote a la cárcel. Sería una pena, pues, aqui se necesita dar un señal, creo. Este señal requiere que varios terminan presos. Así lo veo yo.

saludos,
TT